A una madre no se le puede ocultar nada, ni tan siquiera el deseo sexual hacia ella. Demasiado tiempo llevaba mirándole las tetas, por supuesto se percató y le hizo la pregunta. Claro que se la quería follar, aunque no se atrevía a decírselo claramente. Sin embargo la madura no tuvo problema en llevar la iniciativa, fue a buscar su polla y sin más se la comió. Al muchacho apenas le dio tiempo ni a reaccionar, ella era bastante puta y sabía lo que un hombre necesitaba. El chico estaba muy cachondo y ya todo le daba igual, en realidad la deseaba. Fue a comerse su coño y tras unos juegos previos fueron al sofá. Allí mientras veía sus enormes tetas la abría de piernas y le metía su verga para así follársela.
Se lo hizo hasta que al final se corrió sobre sus bonitas bragas negras.

VIDEOS DE MADURAS RELACIONADOS

Web exclusiva para mayores de edad. Todas las personas eran mayores de edad a la hora de producirse las películas. Aviso legal y privacidad | Política de cookies