El chico estaba estudiando tranquilamente cuando de repente apareció su madre por detrás. La mujer se hizo la preocupada diciéndole que tenía que descansar, que llevaba demasiadas horas de estudio. Su hijo le respondió que no podía, ya que tenía exámenes. Pero ante la insistencia de la madura finalmente abandonó su libro y fue al sofá con ella. Lo que ni por asomo se imaginaba es que lo que de verdad quería su madre es que se relajase follando con ella. De repente la mujer se abalanzó sobre el muchacho y el chico intentó apartarla horrorizado. Pero cuando la mujer se sacó sus dos grandes tetas y se las puso en la cara todo cambió, aquello en cierto modo le estaba excitando.
Ella seguía desnudándolo como si nada hasta que tuvo acceso a su rabo y empezó a comérselo. Por fin su hijo se había rendido ante los deseos de su madre y simplemente se dejó llevar. Mientras se la chupaba él se animó a tocarle el coño y por fin acabó penetrándola.
Le pegó una buena follada incestuosa hasta que eyaculó en sus bonitas tetas de madre, desde luego ella tenía razón, se quedó mucho más relajado.

VIDEOS DE MADURAS RELACIONADOS

Web exclusiva para mayores de edad. Todas las personas eran mayores de edad a la hora de producirse las películas. Aviso legal y privacidad | Política de cookies